Philips Hue Go: Análisis

El modelo Go de Philips Hue brilla con fuerza, pero sus sombras son demasiado oscuras.

Philips ha decidido que la mejor forma de hacer de los hogares unos lugares inteligentes y totalmente personalizables es fomentando la domótica a través de diferentes productos inteligentes.

La casa holandesa es todo un referente en lo que a hogar y electrodomésticos se refiere, y no iba a quedarse atrás en una carrera como esta.

1

Por esa razón, actualmente podemos encontrar en el mercado toda una gama de productos bajo el nombre de Philips Hue. Bombillas inteligentes y dispositivos puente que permiten al usuario tener un control total sobre la iluminación del hogar y crear una sinergia perfecta con otros elementos de la casa para conseguir la mejor eficiencia energética y un dominio absoluto sobre cada rincón de la vivienda.

Una de las propuestas más llamativas de este abanico de productos es la bombilla inteligente Philips Hue Go. De dimensiones bastante pronunciadas y con un diseño de lo más estiloso, se ha convertido en una pieza bastante interesante por lo que es capaz de hacer y, sobre todo por el precio que tiene.

No es asequible, pero dado lo joven que es este campo no estamos ante algo que sorprenda. Sin embargo, ¿vale el precio que tiene? A esa pregunta vamos a responder aquí, tras hacer un análisis exhaustivo de la propuesta que Philips ha hecho con esta bombilla.

Si quieres conocerla a fondo, sigue leyendo, porque te traemos una completa review de Philips Hue Go para que puedas animarte o no a comprarla.

Características de Philips Hue Go

Al abrir el paquete de la Philips Hue Go, lo primero a destacar es el diseño que tiene. Esta bombilla inteligente se desmarca del resto con unas líneas esféricas que le dan un aspecto similar al de un bol, pero con un remate plano para proteger y propagar la luz de su interior.

Cuenta con un soporte en su parte trasera que permite colocarla tanto de forma completamente horizontal como con una inclinación de 45 grados.

A continuación, dejamos el listado con las características principales de la bombilla inteligente Philips Hue Go.

A pesar de la disposición de su soporte y su toma de corriente, no hay problemas a la hora de conectarla y, por tanto, se puede colocar como se desee mientras se carga su batería o se deja enchufada para su funcionamiento. Su autonomía puede resultar bastante escasa, ya que solo ofrece 3 horas de duración, aunque su periodo de carga es bastante reducido.

Además de todo esto, y de un acabado mate que encaja muy bien con el uso de la resina como material, dispone de un botón en su parte trasera con el que se establecen los diferentes patrones de color que se deseen para la luz. Muy fácil de usar de forma independiente, su tamaño y su potencia son bastante adecuados para el tipo de uso al que está enfocada.

¿Qué puede hacer Philips Hue Go?

A la hora de preguntarnos qué puedes hacer la bombilla Philips Hue Go nos topamos con las peculiaridades que acompañan a su propuesta.

Si se compra en solitario, es decir, solo la bombilla en su paquete estándar, hablamos de una bombilla smart que permite elegir entre varios tipos de colores presionando su botón, aunque se puede hacer que se mueva por todo el espectro cromático del que dispone haciendo una pulsación doble y manteniendo.

No se puede hacer nada más con ella, a no ser que se disponga de otro aparato que Philips tiene a la venta. Si quieres usar una app para programarla, como es lo habitual para el tipo de producto del que hablamos, entonces se hace necesario disponer de un Philips Hue Bridge.

La presencia del Hue Bridge

Este dispositivo, que se vende por separado, es lo que garantiza la conexión entre la bombilla que estamos tratando y la app para su control de color, amén de otras funciones.

Si quieres programar luces según horarios, establecer escenas conectando con otros dispositivos como persianas o cualquier otro elemento de la domótica, necesitas obligatoriamente disponer de este aparato. La Philips Hue Go no puede conectarse con tu smartphone y la app de Philips Hue en solitario.

Si quieres sacar su máximo potencial programándola o escogiendo patrones de color para diferentes horas del día, necesitas sincronizar con la aplicación teniendo al Hue Bridge como intermediario.

Cosas como utilizar Alexa o Google Home para interactuar con ella mediante comandos de voz son solo posibles si se dispone del dispositivo puente. En caso contrario, solo podrás interactuar con ella a travé del pulsador que hay en su parte trasera.

Philips Hue Go - Valoración final

Haciendo un repaso a todo lo que ofrece la bombilla smart Philips Hue Go, podemos hablar de un producto resuelto y básico, idóneo para contar con una luz complementaria en busca de una atmósfera agradable.

Su potencia no es demasiado elevada, de hecho su consumo es de los más reducidos dentro de este terreno. Además, tanto por dimensiones como por forma, es un elemento que puede sumar bastante a nivel estético dentro de la vivienda.

Dispone de un buen rango de colores a escoger entre los estándares, con un total de 7 presets configurados por defecto; aunque también dispone de una opción que permite escoger un color a medida al desfilar por todo el espectro que abarca, uno que por cierto es bastante amplio.

El principal problema de esta bombilla es que solo es totalmente inteligente si está acompañada del Philips Hue Bridge. Sin este aparato que hace de puente para facilitar la conexión inalámbrica entre terminal y luz, es imposible sacarle el máximo partido posible y explotar todo el potencial que tiene.

Esto hace que, en lugar de pagar por ella el precio base de 89,99 euros, sea necesario pagar también unos 40 euros más para disponer del Bridge.

Es cierto que contando con este dispositivo adicional se puede augurar una conectividad total con otros aparatos inteligentes, pero teniendo en cuenta el precio de salida del producto básico, hablamos de un conjunto bastante caro para las prestaciones que tiene.

Es algo perfectamente funcional e interesante cuanto todo está junto, pero si compras la Hue Go en solitario, no vas a tener algo que realmente rinda por el precio que tiene.

Sus posibilidades son bastante escasas de este modo aunque, si eres alguien que apuesta al 100% por la personalización de la iluminación y tienes ya un puente comprado, entonces sí es una compra recomendable.

Lo bueno

Lo malo