Filtros HEPA: qué son y para qué sirven

No sólo el humo de fábricas y los gases en tubos de escape contaminan el aire puro que respiramos los seres humanos. Las esporas de moho, el polen, los ácaros de polvo y la caspa que producen los animales del hogar se encuentran presentes en el aire de nuestras viviendas, incluso pueden ocasionar problemas de salud en los miembros de la familia.

Es entonces donde nos ponemos a pensar en cuál es la mejor forma de disminuir la presencia de este tipo de contaminantes del aire. Una de las mejores maneras es a través del uso de purificadores de aire o aspiradores que contengan filtros HEPA, este tipo de filtros nos brindan una elevada calidad de filtración. Generalmente estos filtros están fabricados con malla de fibras de carbono, las cuales se ubican de manera aleatoria y cerrada para impedir que la suciedad se mezcle en el aire.

Seguramente te preguntas que quiere decir un filtro HEPA o para qué sirve exactamente, aunque lo más probable es que anteriormente has oído sobre estos filtros, pero realmente desconoces su funcionamiento. Precisamente en este post hablaremos sobre los filtros HEPA, para que sirven, sus ventajas, cómo funcionan, etc.

Filtro HEPA

Es un recogedor de polvos con elevada eficiencia, las siglas de HEPA se refieren a High Efficiency Particle Arresting. Estos filtros cuentan con una amplia capacidad para agarrar una importante cantidad de polen, micro partículas, ácaros de polvo, caspa de animales o humo de tabaco. Cuenta con una eficiencia que supera la de los tradicionales filtros.

Fue diseñado en los años 40 como un medio para bloquear los contaminantes radioactivos en el Proyecto Manhattan. Desde aquella década, los filtros HEPA han progresado para la satisfacción de la amplia demanda de aire de calidad, en diferentes industrias como la farmacéutica, aeroespacial, energía nuclear, hospitalaria y en la electrónica.

Sus mallas instaladas al azar, no siguen un patrón en específico. Generalmente, estas fibras se componen de fibras sintéticas, fibras de vidrio o capas de celulosa. Los filtros HEPA cuentan con tres mecanismos diferentes para capturar partículas: impacto, intercepción y difusión. Cada mecanismo le brinda una eficiencia elevada, por ello son altamente recomendados para personas con alergias como asma.

Origen

Los filtros HEPA se originaron como una forma de solventar una de las consecuencias más graves del conocido Proyecto Manhattan, es en la segunda guerra mundial donde se inventa una de las primeras bombas atómicas, durante la década de los 40. Debido a la bomba atómica, se creo la necesidad de desarrollar un módulo que fuera capaz de atrapar de manera eficaz los contaminantes irradiantes que se expulsaban externamente. Estos son los que se conocen como Filtros Absolutos o Filtros HEPA.

En el mundo actual debemos admitir que, sin el desarrollo de estos filtros, nuestro nivel actual de vida realmente sería imposible. Los filtros hoy en día tienen múltiples aplicaciones en la industria, pero sobre todo destaca su utilización en algunos dispositivos electrónicos como los robots aspiradores.

Filtros HEPA, ¿Son todos iguales?

Definitivamente, no. Existen varios tipos de filtros HEPA. El tipo de filtración se ubica entre 10 hasta 14, pero el que retiene mayor cantidad de partículas es el 14 y el que menos retiene es el 10. Vamos a citar un ejemplo para que sea más sencillo de entender: los robots aspiradores de la marca Roomba cuentan con filtros H11.

El filtro HEPA original se ha probado, certificado, etiquetado y manufacturado siguiendo los estándares más nuevos. Es posible que encuentres en este mercado algunos filtros que no son los originales HEPA, estos ofrecen un filtrado aceptable pero no de excelente calidad como el verdadero el cual puede atrapar hasta el 99,999% de partículas.

Por ejemplo, uno de sus usos más habituales es en los robots aspiradores, entre los cuales podemos encontrar al menos unos siete modelos dependiendo de la marca. Por lo general, se recomiendan en personas con problemas de alergias debido a que personifica el filtro por donde sale el aire normal de la vivienda. El filtro HEPA de aspiradores cumple con la clasificación H:12 para la limpieza del aire.

Clasificación de los filtros de alta eficacia

Debido a la existencia de diferentes conceptos relacionados con los tipos de filtros HEPA para la casa, existe alta probabilidad de producirse confusión:

Para que pueda ser eficiente un aspirador que incluya filtro HEPA, el aparato debe estar diseñado adecuadamente para que pasa el aire por medio de él, sin que salga ninguna partícula por las zonas laterales.

Al cumplir un robot aspirador con estos requisitos quiere decir que es “Sellado HEPA”. Normalmente los filtros tienen una numeración de serie, junto con pruebas demostrativas de conseguir por lo menos un 99,97% de partículas con un diámetro de 0,3 que se trasladan por medio de ellos. Por lo general, estos aspiradores son usados en el área de la industria médica, desarrollo de chips informáticos, entre otros. Pero en el hogar no, por su elevado costo.

Si en las especificaciones de tu aspirador indica “HEPA”, esto quiere decir que una de las características del producto es el filtro HEPA; pero no garantiza que la totalidad de aire absorbido pase por medio del filtro HEPA. Generalmente, esta clase de aspiradores atrapan un 85% y hasta el 90% de partículas transferidas por medio de estos. Los robots aspiradores avanzados para el hogar normalmente tienen filtros HEPA.

Finalmente, podemos notar en tiendas especializadas en aspiradores que suelen indicar “Nivel HEPA” o “Como HEPA”; esto quiere decir básicamente que los dispositivos poseen un filtro con efectos parecidos a los filtros HEPA verdaderos. Debes evitar la adquisición de esta clase de aspiradores.

Los filtros HEPA a su vez, cuentan con diferentes niveles de eficiencia y están basados en la codificación Minimum Efficiency Reportin Value (MERV), la cual señala el tipo de capacidad que tiene cada filtro y se ubica entre 1 y 20; para poder capturar diminutas partículas entre 0,3 micrómetros y 10 micrómetros de tamaño. Los filtros que cuentan con una clasificación alta, tienen mayor eficiencia. Un excelente aspirador para la casa por lo general cuenta con un filtro HEPA 4.

¿Para qué sirven los filtros HEPA?

Aquellos filtros que se adaptan al modelo HEPA son capaces de filtrar partículas diminutas con mejor eficiencia que los filtros tradicionales. Por lo general, deben tener la capacidad de atrapar por lo menos un 99,97 % de partículas que se mueven por medio de los filtros, cuyo tamaño sea similar o superior a 0,3 micrómetros.

Los filtros HEPA son utilizados ampliamente en diferentes industrias y tienen diferentes aplicaciones, desde vehículos, el área médica, aplicaciones aviónicas y por supuesto en el hogar. Dentro de la casa se utilizan los filtros HEPA fundamentalmente en aspiradores o robots aspiradores.

El filtro HEPA en aspiradores básicamente indica que tiene la capacidad de atrapar un número mayor de partículas diminutas en comparación con otra clase de aspiradores comunes, por ejemplo: las clásicas bolsas de papel no tienen esta capacidad. En otro tipo de aspiradores sin un filtro HEPA, las partículas atómicas que no atrapa el filtro, terminan absorbiéndolas la turbina, pero vuelven a la casa que estés aspirando.

Esto ocurre cuando utilizas un robot aspirador que no tenga filtro HEPA, se hará el trabajo, pero sin eficiencia y terminas removiendo y absorbiendo todo el polen, ácaros, polvo y desechos de ácaros, entre otros.; los cuales saldrán nuevamente por detrás de tu aspirador. Por ello, en algunas ocasiones cuando aspiras con un dispositivo sin filtro HEPA, puedes notar que sale del aspirador polvo muy fino al trasluz.

El uso de filtros HEPA beneficia la salud de los miembros del hogar, sobre todo aquellas personas que padecen de alergias o asma, debido a que tienen la capacidad de atrapar diminutas partículas desencadenantes de este tipo de problemas y dolencias.

Por lo general, el aspirador que tiene un filtro HEPA es más costoso que los aspiradores con un filtro que no es HEPA, debido a que el proceso de elaboración de los filtros HEPA es más costoso y requieren de alta potencia para forzar el aire por medio de este filtro con gran densidad.

La utilización de filtros HEPA ayuda a evitar la transmisión de virus y bacterias por medio del aire, por lo tanto, son de gran importancia en la prevención de infecciones en zonas sanitarias y médicas. En la aviación son usados ampliamente para disminuir la expansión de agentes nocivos por medio del aire radial.

Según un estudio realizado en la unidad de transporte de los E.E.U.U. en noventa y dos vuelos de forma aleatoria, se pudo demostrar que los niveles de bacterias y hongos hallados en cabinas son inferiores o similares a los encontrados en las viviendas. Los reducidos niveles de microbios se deben principalmente al cambio de aire completo dentro de la cabina, el cual se llevó a cabo en10 veces hasta 15 veces cada 60 minutos y a la elevada capacidad de filtración de métodos de recirculación del aire.

¿Cómo funcionan los filtros HEPA?

Para que podamos entender de forma sencilla su funcionamiento, podemos decir que estos filtros se encargan de capturar gran parte de partículas contaminantes por medio de una complicada trama de fibras. Por lo general, este tipo de fibras están elaboradas en vidrio y cuentan con un tamaño ubicado entre 0,5 micras y 2,0 micras.

Un filtro HEPA es capaz de atrapar múltiples partículas dañinas que incluyen polvo, esporas de moho, caspa de mascotas, ácaros de polvo y otros agentes patógenos que irritan el aire. Los filtros HEPA funcionan a través de la combinación de tres operaciones: intercepción, impacto y la difusión. En la acción de intercepción, las partículas tocan la fibra del filtro y se pegan a esta.

En la operación de impacto, aquellas partículas de mayor tamaño se estrellan de forma directa con la fibra; cuanto menor sea la ausencia entre fibras mayor será el impacto, y mientras sea más rápida la velocidad creciente del aire que las traslada. El mecanismo de difusión es perfecto para las partículas más diminutas, incluyendo las partículas de apenas 0,1 micras.

La difusión se relaciona con el movimiento aleatorio (movimiento browniano) de partículas pequeñísimas cuando se encuentran en el aire que las traslada. Todo esto aumenta la posibilidad de quedar atrapadas las partículas por intercepción o impacto, si el traslado de aire es más lento se convierte en el mecanismo de mayor dominio.

Es gracias a estos mecanismos, cuando pasa las partículas por medio del filtro HEPA son retenidas en este porque se pegan al rozar con la malla perfectamente dispuesta aleatoriamente para conformar el filtro HEPA y de esta manera no traspasan hacia el exterior.

A continuación, te mostramos la numeración estandarizada industrialmente que llevan los filtros HEPA, la cual está basada en el número de partículas rechazadas por litro de aire. Entonces, te podrás encontrar con la siguiente clasificación:

Posiblemente el único problema de los filtros HEPA es que para poder funcionar es necesario que pase el 100% de aire a través del filtro. Los puntos o grietas donde se pueda filtrar el aire, bloquearán el objetivo del filtro, debido a que las partículas podrán traspasar más allá del equipo. De allí la importancia de su recambio y mantenimiento.

¿Cómo hacer el mantenimiento del filtro HEPA?

Algunos filtros HEPA pueden limpiarse. Es necesario que consultes las indicaciones e instrucciones de la compañía fabricante del aspirador, pero esencialmente este tipo de filtros se limpia de la forma como sigue: Primero debes quitar el seguro que tiene el filtro HEPA en el depósito de suciedad para poder abrirlo y luego extraerlo.

Ahora debes enjuagar el lado plisado del filtro HEPA en agua caliente del grifo, pero a baja presión. Inmoviliza el filtro HEPA de manera que quede el lado plisado hacia arriba y fluya de forma paralela el agua a los pliegues.

Es fundamental conservar el filtro en el ángulo perfecto, de manera que la suciedad pueda eliminarse de la parte interna en los pliegues.

Da vuelta 180° el filtro HEPA y deja que corra el agua por medio de los pliegues en la dirección inversa. Este proceso debe continuar hasta esté totalmente limpio el filtro.

Finalmente, debes sacudir con delicadeza el agua del área del filtro de depósito de suciedad.
Nota importante: debes dejar que tu filtro seque completamente antes de ubicarlo de nuevo en tu dispositivo. Nunca debes limpiar el filtro usando algún tipo de cepillo. Al limpiar el filtro HEPA solo regresa la capacidad para filtrar, no regresa al color original. Si al efectuar la limpieza del filtro HEPA, este no vuelve a filtrar perfectamente eso significa que necesita ser remplazado.

Es importante la limpieza de este tipo de filtros de forma regular para que conserve la totalidad de sus funciones, como ves el proceso de limpieza es muy simple y podemos resumirlo de la siguiente manera: sólo necesitas quitar el filtro del depósito de polvo y limpiarlo usando la corriente del grifo suave.

Ventajas de los filtros HEPA en aspiradores

Los robots aspiradores que poseen filtros de este tipo son capaces de eliminar hasta el 99,97% de partículas de 0,3 micrómetros en un espacio, hasta pueden quitar un mayor porcentaje de otra clase de partículas más grandes.

Al hacer aspirado con un equipo que tenga otra clase de filtro, casi todas las esporas de moho logran traspasar la filtración, emergen por el escape y regresan nuevamente al aire, debido a su reducido tamaño para que los filtros comunes puedan captarlas.

En cambio, cuando el aspirador posee un filtro HEPA, esta clase de esporas son captadas por el filtro y se conservan en la parte interna del dispositivo. Aquí está la mayor razón por la cual es esencial un filtro HEPA, ya que ayuda a disminuir la cantidad de esporas de moho en la vivienda, como sabemos es uno de los peores causantes de alergias.

El filtro HEPA no sólo ayuda a disminuir las esporas, también puede eliminar otra clase de agentes patógenos en la casa, los cuales probablemente estén causando reacciones de tipo alérgica, como, por ejemplo: el polvo, el polen y excremento del ácaro.

Es mejor pasar el robot aspirador y aspiradora en el hogar por lo menos en una ocasión durante la semana, utilizando preferiblemente un equipo con filtro HEPA para disminuir el número de esporas y otros alérgenos que se encuentran en el aire. Esto tiene doble beneficio: la eliminación de esporas de moho y se reducen las probabilidades de su crecimiento en el hogar.

Es vital hacer la limpieza con un filtro HEPA para quitar las esporas junto al proceso de rehabilitación del espacio. Al encontrar moho en la vivienda, luego del proceso de eliminación, finalmente es fundamental es el aspirado del ambiente usando el aspirador con un filtro HEPA.

Sabemos que los filtros HEPA ayudan en la eliminación de esporas del aire, pero en lo que respecta a las micotoxinas que producen el moho tóxico, realmente no son efectivos (esto en referencia a los aspiradores).

Si el aire se expulsa fuera de la vivienda es posible que los sistemas de aspiración ayuden a quitar ciertas micotoxinas de la casa. De todas maneras, muchas micotoxinas en objetos como las alfombras, se mantienen unidos aún luego de pasar el robot aspirador. No existe en la actualidad algún modo de quitar totalmente las micotoxinas de las alfombras o moquetas. Por tal razón, las alfombras y moquetas que han permanecido en un espacio lleno de micotoxinas deben evitarse y sustituirse por unas nuevas sanas.

Norma HEPA: una garantía de eficacia

Si deseamos aspirar los ambientes de nuestro hogar, al menos debemos hacerlo de la mejor forma. El filtro HEPA se encarga de filtrar el aire aspirado al máximo para quitar ácaros, polen, moho, bacterias, etc. Para tal fin, cuentas con una referencia garantizada por la norma europea: el filtro High Efficiency Particulate Air (HEPA).

Por lo general, esta clase es ampliamente utilizado en hospitales. La eficacia del filtro HEPA facilita la limpieza del aire gracias a que separa partículas de un micrón. Los filtros HEPA que se ubican en las clasificaciones H14 y H13 apenas liberan algunas decenas de diminutas partículas por cada litro de aire. Aire de alta pureza, muy similar al aire del Polo Norte.

Si cuentas con un aspirador que tiene uno de estos filtros, eres un afortunado. Recuerda siempre hacerle el mantenimiento adecuado y cambiarlo de forma regular (dependerá del uso que le des, pero normalmente entre una y dos veces por año).

Importancia del material del filtro

Aunque algunos filtros son elaborados con material sintético, existe otro material que funciona mejor: el papel fino. Posee una elevada eficacia para eliminar partículas dañinas sin necesidad de bloquear el flujo del aire. Cuando se está manejando el filtro HEPA, puede dañarse por el tipo de material, por eso es fundamental el diseño del dispositivo, de manera que pueda mantener protegido todo el filtro.

Muchos filtros de aire usan un sistema conocido como pinzamiento para capturar las partículas en el flujo de aire y para purificar el aire. Los filtros HEPA cuentan con este novedoso sistema a través de la utilización de materiales como papel fino. El material se encarga de atrapar las diminutas partículas en el aire y luego vuelve a fluir el aire en el espacio limpio.

Pese a que ayudan a mantener el aire límpio, estos filtro no tienen la capacidad de atrapar partículas menores a 0,3 micras y tampoco tratan los olores, virus y gases. Aunque actualmente se han fabricado y creado diferentes clases de purificadores, los expertos prefieren y recomiendan como primera opción los filtros HEPA, gracias a su eficacia.

Recuerda siempre que un filtro HEPA verdadero debe ser capaz de quitar el 99,999% de partículas pequeñísimas de 0,3 micras. Contar con un filtro HEPA es garantía de pureza y salud en el aire de tu hogar, no lo olvides.