El replicante

Robótica y tecnología

Drones para niños

El sábado pasado pasamos una tarde en familia en El Corte Inglés. Cada dos o tres semanas aprovechamos para hacer la compra en Hipercor, y pasar un rato al calorcito dentro del centro comercial. Cuando ya nos íbamos nos encontramos un stand donde estaban enseñando productos a los que pasábamos por allí. Parecían juguetes, pero eran pequeños drones.

Aquí es donde se me hace difícil dar un nombre a estos productos: son juguetes, drones, coches teledirigidos… Han evolucionado tanto que ahora es complicado saber cómo llamarlos. En concreto estaban mostrando varios productos enfocados al público infantil. A mi hijo le dejaron probar uno, era un pequeño “dron” con forma de coche que giraba, saltaba e incluso era capaz de subirse por las piernas de mi niño sin ningún problema.

Drones para niños

Y es que este tipo de “juguetes” ya nada tienen en común con los típicos coches teledirigidos a los que estamos acostumbrados. De hecho no me gusta llamarlos juguetes, ya que son robots bastante avanzados, aunque en este caso no eran productos “profesionales” sino enfocados a los niños.

Es espectacular lo rápido que está evolucionando esta tecnología. Por apenas 50 euros te llevas uno de estos gadgets a casa. Y no sólo con forma de coche, incluso hay pequeños drones “helicópteros” por ese mismo precio. Son los modelos más sencillos, pero la cuestión es que por muy poco dinero te llevas un mini-helicoptero.

Había modelos mejores, con cámara incorporada, luces, etc. Y ya se notaba que eran de mejor calidad. Los niños por supuesto estaban encantados con estos aparatos. Podían conducirlos durante unos minutos, hacer piruetas, ver en una pantalla el vídeo que grababa el coche o helicóptero correspondiente… una pasada. Vamos, yo a su edad estaría alucinando con estos gadgets. Bueno, de hecho yo disfruté la experiencia tanto como el pequeño de la casa.

He leído varias noticias en que se apunta a que los drones serán uno de los regalos estrella de estas navidades. Creo que el tema está un poco verde, pero seguro que a lo largo de 2015 van llegando a un mayor público.

Estas son algunas de las claves de estos drones de juguete:

  1. Estos nuevos aviones (drones) son mucho más fáciles de volar y controlar que sus predecesores.
  2. Tienen cámaras, así que a los niños les encanta hacer travesuras o proyectos creativos con ellos.
  3. Tener un “dron” es uno de los regalos más emocionantes y que más quieren enseñar a sus amigos.

Eso sí, hay que tener bien claro qué estamos comprando a los niños. Y es que unos drones son para los niños, y otros tienen un enfoque profesional y están pensados para ser conducidos por adultos. Cuidado porque a los niños NO debemos comprarles uno de mayores, puede resultar peligroso. Asegúrate de que el modelo que tienes entre manos es infantil.