DJI Osmo Pocket

Ligera, pequeña y potente. Esta cámara en miniatura de DJI es una de las mejores del mercado, y te lo vamos a contar todo sobre ella.

Conseguir una buena calidad de imagen en vídeo no es tarea fácil. Los amantes de la fidelidad visual, quienes persiguen las resoluciones 4K que se están estandarizando y no quieren renunciar a los 60 fotogramas por segundo, buscan siempre el mejor equipo posible para cumplir sus objetivos, y esto normalmente obliga a pasar por grandes dispositivos que prometen estas calidades, o al menos así era antes.

DJI Osmo Pocket

Las principales marcas están empezando a facilitar las cosas con cámaras en miniatura, dispositivos ligeros, portátiles, fáciles de llevar y con un potencial enorme a ojos incluso de los más sibaritas. DJI lo ha hecho con la DJI Osmo Pocket, una pequeña cámara con soporte de mano y un potente estabilizador que se postula como la compañera ideal para los más viajeros y los amantes de la foto y el vídeo.

Lanzada al mercado por esta empresa asiática, sus características, sus funciones y sus posibilidades la postulan como una de las mejores en su terreno. Pero no vamos a lanzar afirmaciones así sin antes explicar las razones tras ellas, así que vamos a desgranar todo lo que ofrece esta nueva cámara en esta review general. Todos los detalles, todas las características, absolutamente todo lo que necesitas saber está aquí a tu total disposición, para que puedas animarte o no a comprarla, aunque te adelantamos que es realmente buena.

DJI Osmo Pocket, en números

Para que podáis haceros una buena idea de qué ofrece y qué no y a qué aspira en cuanto a calidad, vamos a desgranar la cámara DJI Osmo Pocket en algo que nunca falla, los números. Vamos a explicarte todo lo que esta diminuta e ideal compañera para grabar puede ofrecer a nivel técnico.

Hablamos de un aparato para grabar, equipado con un estabilizador, que tiene unas dimensiones de 121,9 x 36,9 x 28,6 milímetros y un peso de poco más de 100 gramos (116 g para ser exactos). Pequeño y ligero, este dispositivo es capaz de capturar instantáneas con una resolución de 4000 x 3000 píxeles y de grabar vídeo con un buen abanico tanto de resoluciones como de tasas de fotogramas, como podrás ver a continuación:

Como se puede ver, es ideal tanto para grabar secuencias en vídeo donde se requiere de una precisión total a la hora de capturar movimientos, como también para secuencias más tranquilas y calmadas. En todo momento, destaca por la nitidez y la resolución que maneja, ya que no tiene que sacrificar nada de eso para ofrecer mayor fluidez grabando vídeo. De hecho, la aparición de artefactos es casi nula gracias a la tasa de bits que maneja, con un máximo de 100 Mbps, lo que trae consigo una calidad total más que destacable.

Por su parte, la calidad del sonido también queda bien cubierta. La frecuencia que maneja esta cámara a la hora de capturar es de 48 KHz en formato AAC, lo que augura una compresión nula para garantizar que el sonido no pierda nada, ni que tampoco añada ruido. La fidelidad es total, y eso es algo que siempre se agradece, sobre todo a ojos de los más exigentes.

Siguiendo con las cifras, es importante recalcar varios aspectos más. Para empezar, el sensor del que dispone es de 1.2/3" CMOS con un total de píxeles efectivos de 12 MP y el objetivo posee un campo de visión de 80 grados con F2.0, con un Rango ISO que desglosamos a continuación en función del uso:

La autonomía de esta cámara ultraligera se extiende hasta los 140 minutos, gracias a la capacidad que posee su batería LiPo (875 mAh) y la energía de la que dispone (6.738 Wh con un voltaje de 7,7 V). En caso de gasto total, el tiempo de carga máximo necesario para que la batería vuelva a estar al completo es de 73 minutos, cerca de la mitad de lo que dura.

Haciendo un repaso global a los números que maneja, la cámara Osmo Pocket de DJI es un aparato bastante resuelto y bueno para todo tipo de situaciones. De hecho, no es de extrañar que muchos lo cataloguen como el mejor competidor de las eternas GoPro. Sin embargo, tiene algo que la deja algo atrás en comparación con estas, y es su estabilizador. Este maneja una velocidad máxima controlable de 120 grados por segundo y unos intervalos controlables que no igualan a las cifras de su mayor competencia, como verás a continuación:

Funciones y posibilidades de DJI Osmo Pocket

Por su diseño, lo primero que debemos señalar de la DJI Osmo Pocket es que resulta un utensilio ideal para los vloggers, para la grabación de vlogs, que para grabar sesiones con mucho movimiento, como puede ser todo lo relacionado con el deporte. Si bien es cierto que la casa DJI cuenta con numerosos complementos que ayudan a hacer que funcione mucho mejor en este último terreno, su formato estándar se aleja de su competencia más directa, GoPro por la falta de posibilidades en este sentido.

Es muy interesante señalar que una de sus funciones es la posibilidad de acoplar un teléfono móvil al soporte a través del puerto USB-C gracias a la conexión que el mango posee. Esta función es ideal si necesitas disponer de una pantalla mejor para ver qué se está grabando, ya que la que posee es de una sola pulgada, y puede dificultar el ver con claridad la escena en su conjunto.

Dadas las características que posee, esta cámara de llevar permite grabar tomas a cámara lenta (a 120 fps, aunque con una reducción de la resolución), sesiones largas y prolongadas como pueden ser los “timelapse” y hasta fotografías de 12 MP o cualquier otro vídeo más habitual para el usuario doméstico. Afortunadamente, aunque maneje grandes resoluciones y tasas de fotogramas con un bitrate elevado, todo puede almacenarse en tarjetas MicroSD de diferentes tamaños, que se acoplan en la ranura que posee para ello.

La cámara, por su parte, posee un eje de rotación que permite girarla tanto hacia el usuario como hacia el exterior mientras este no pierde en ningún momento la imagen de lo que se ve gracias a la diminuta pantalla integrada. En cuanto al manejo, es de lo más sencillo: con un solo botón puedes comenzar a grabar o detener la grabación, mientras que, con otro, puedes activar el menú para navegar por el escueto abanico de opciones disponible. El único problema que tiene, al menos en las primeras ocasiones en las que se utiliza, es que al disponer de una pantalla cuadrada, es imposible ver qué se graba más allá de los bordes izquierdo y derecho (recordemos que las resoluciones principales a manejar son en formato panorámico, 16:9, distinto al de la pantalla). Por eso, siempre se recomienda conectar el smartphone para mejorar su uso.

Las grandes ausencias de esta minicámara Osmo Pocket son tanto el Wi-Fi como el Bluetooth. Es imposible conectarla automáticamente a una red o a otro dispositivo de forma inalámbrica, salvo que se compre el complemento adecuado para ello, algo que limita de forma importante su conectividad y que puede resultar un contratiempo para más de uno. Del mismo modo, tampoco cuenta con soporte para trípodes.

Conclusiones y opinión

La DJI Osmo Pocket es una buena cámara, que reúne una serie de características que la convierten en la pieza ideal para aquel que desee una buena calidad de imagen en vídeo, sin aspirar a los niveles de las grandes cámaras. Es ligera, portátil, de cómodo uso y con un buen abanico de posibilidades.

La combinación de dos botones que posee es perfecta tanto para uso como para navegar por menús, y la nitidez de la imagen es total independientemente del modo en el que se capture, aunque en las tomas a cámara lenta se nota la presencia del grano en la imagen al reducir tanto resolución como tasa de bits. Por lo demás, tanto en audio como en vídeo y en fotografía cumple sobradamente.

Se echan en falta opciones de conectividad wireless y una pantalla que permita controlar mejor qué aparece y qué no en las tomas, aunque esta situación es algo que se resuelve con un smartphone. Por otra parte, la duración de la batería se antoja escasa para el tipo de dispositivo que es, si quieres pasar largas jornadas grabando, necesitarás una batería externa con la que complementar.

En resumidas cuentas, hablamos de un dispositivo que mira de tú a tú a los modelos punteros de GoPro, pero que queda algún escalón por debajo en determinados aspectos. Como señalábamos antes, puede ser la herramienta ideal para los vloggers y un muy buen compañero para los amantes del deporte que gustan de grabar sus sesiones. Por el precio que tiene, es una de las mejores propuestas del mercado.

Pros

Contras