Amazon Echo y Echo Plus: comparativa

Dos modelos diferentes para públicos diferentes, ¿o quizá no?

Las navidades han quedado marcadas por un producto que se ha convertido en el regalo estrella: Amazon Echo. Este dispositivo, que lleva en su interior al asistente virtual Alexa, desarrollado también por el gigante del comercio electrónico, Amazon, se ha colado en infinidad de hogares por sus funciones, su diseño elegante y todo lo que es capaz de hacer.

Pero, hay quienes todavía no se han lanzado a conocer sus mieles y, al comenzar a explorar, han visto que hay multitud de modelos diferentes disponibles en el mercado. Además de dos generaciones de dispositivos lanzadas en los últimos años, siendo la segunda la vigente actualmente y la más recomendable, la familia Amazon Echo está compuesta por 5 modelos distintos y un complemento adicional. El abanico es grande, y puede llevar a confusiones.

Aquí vamos a centrarnos en conocer dos de los más famosos de esta familia de productos: el Amazon Echo y el Amazon Echo Plus. Son dos aparatos muy similares en cuanto a estética y funciones, pero con ligeras diferencias que hacen que uno sea el modelo básico y otro el modelo avanzado, como bien delatan sus nombres.

¿Tienes curiosidad por saber qué pueden ofrecerte?, ¿conocer por qué son tan famosos que han llegado a colapsarse durante días por la saturación de los servidores? Si tu respuesta es sí a ambas cuestiones, has llegado al lugar más adecuado. No solo te vamos a explicar en profundidad ambos modelos, también vamos a señalar qué tienen en común y qué los diferencia para que puedas determinar correctamente con cuál hacerte.

Amazon Echo

Para hablar de Amazon Echo, vamos a ceñirnos a su revisión más moderna, la lanzada en 2017 en lo que se denominó como segunda generación de estos dispositivos. Esta es la más completa y actualizada, así como la mejor del modelo en cuanto a funciones, diseño y prestaciones; de ahí que se convierta en el objetivo de nuestro ojo analítico. Además, es la que podemos encontrar con mayor facilidad en cualquier tienda online.

Características

Lo primero que llama la atención al mirar al dispositivo Amazon Echo es que no parece algo tecnológico. Todo está recubierto de una especie de tela de color que lo aleja del aspecto de cualquier aparato informático e incluso puede hacer que parezca un elemento decorativo. Su diseño es cilíndrico, de forma homogénea y con un tamaño notablemente inferior al de su primera versión.

Sus dimensiones son de 148 x 88 x 88 milímetros y su peso de 821 gramos. Para hacer una buena idea del cambio, el primer Echo medía 235 x 84 x 84 mm, una altura de casi el doble que la de este modelo. Por lo general, el modelo que suele venderse de forma estándar es el gris, pero también puede adquirirse en color gris oscuro, gris claro, blanco, dos tonalidades distintas de madera o metalizado. Todo en función de los gustos del comprador, que suele decantarse por aquello que más encaje con la estética del hogar.

Aún así, no es inconveniente alguno escoger, ya que se pueden intercambiar las carcasas para incluso alternar aspectos si se desea.

En cuanto a la interacción con el dispositivo, este dispone de dos botones en la parte superior que se utilizan para hacer que Alexa no reconozca ni un sonido, además de para silenciarla en el caso del primero. El segundo es para llamarla directamente, en caso de que no apetezca o se prefiera hacerlo más rápido que recurriendo a la voz. Además de estos, también hay otros dos pulsadores para ajustar el volumen del dispositivo manualmente y regularlo a placer.

Es importante señalar también la presencia de la luz LED de la parte superior. Esta adquiere distintas tonalidades distintas en función de la situación actual del aparato y lo que esté haciendo. Normalmente, cuando está encendido el color es azul, y comienza a oscilar en círculos cuando está procesando el comando de voz que se le haya ordenador. Cuando se activa por voz, por ejemplo, consta de una parte iluminada en un tono más claro que apunta hacia la dirección de la persona que habla; como también pasa a rojo en caso de haber silenciado el aparato, a púrpura girando si hay problemas con la conexión o naranja también girando mientras conecta a la red Wi-Fi.

Un diseño bastante elegante que casa con un aparato pensado no solo para ejercer de asistente virtual, sino también para ser un elemento más del hogar, acorde a la decoración de este. Minimalista y con el mínimo número de botones posible para facilitar la interacción a base de comandos de voz, encaja bastante bien en prácticamente cualquier vivienda.

Funciones

Para hablar de las funciones, primero vamos a mencionar una de las mejores más importantes introducidas en la segunda generación de Amazon Echo. La primera remesa, como también los dispositivos previos a la gran actualización hecha por la compañía, gozaban de una calidad de sonido bastante mediocre. Afortunadamente, los modelos actuales cuentan con una actualización de su firmware que ofrece una calidad mucho más notoria y un nivel de volumen más que aceptable.

Por lo demás, en el rango de funciones es donde entra el juego el papel de Alexa. El asistente virtual es el que da vida al aparato para llevar a cabo todo tipo de tareas. Aunque antes de su puestas en marcha requiere hacer ciertos ajustes con la app para smartphones, así como conectar a la red Wi-Fi para funcionar a pleno rendimiento, este proceso es sencillo y apenas lleva unos pocos minutos.

El reconocimiento de voz funciona perfectamente gracias al set de 7 micrófonos direccionales ubicado en el aparato. Gracias a eso, no solo detecta tu voz al instante, sino que también es capaz de averiguar en qué posición te encuentras con respecto al aparato, algo que indica a través de sus luces LED.

Por supuesto, lo más interesante es qué puede hacer Amazon Echo, y en ese sentido nos topamos con un abanico de opciones inmenso. Además de las tradicionales preguntas para recibir información de lo que se desee, hay disponible una biblioteca de Skills (algo así como apps para este dispositivo) donde se pueden encontrar decenas de miles de estas aplicaciones para potenciar las posibilidades del aparato.

Así, puedes pasar desde pedirle la hora hasta apuntar fechas de citas o reuniones que tengas pendientes, pedir un taxi para que venga a tu casa a recogerte, escuchar algo de música, estar al tanto de la actualidad informativa o incluso escuchar un chiste o un rap que cante Alexa. Todo esto, además, en perfecto castellano y con referencias a la cultura española gracias a un perfecto trabajo de adaptación.

Lo que no puedes hacer, sin embargo, es registrar diferentes voces principales para contar con respuestas personalizadas para cada persona de la casa, como tampoco llevar un control domótico de luces o demás aparatos inteligentes que tengas en el hogar, ni mucho menos tratar de comunicarte en otro idioma con el asistente virtual del dispositivo.

Todas estas son opciones que, o bien no están disponibles para el modelo, o bien se implementarán más adelante. El caso del idioma, por ejemplo, es algo en lo que Amazon está trabajando actualmente, como también en la posibilidad de interconectar este aparato con dispositivos del estilo de Amazon Fire TV Stick para reproducir contenido multimedia en el televisor.

Huelga decir que el abanico de funciones de Amazon Echo es inmenso, dado que además crece por momentos gracias a las aportaciones de los desarrolladores que publican sus skills en el catálogo disponible. La propia Amazon se encargó de liberar los recursos para que cualquiera pudiera desarrollar aplicaciones a compartir con los demás usuarios o poseedores de un dispositivo Echo.

A pesar de esto, hay funciones que este dispositivo no puede realizar de forma nativa, o al menos no sin algún complemento que le permita añadir opciones. Así, no se pueden reproducir contenidos en vídeo por la falta de pantalla, del mismo modo que tampoco se puede aprovechar como centro domótico.

Amazon Echo Plus

Tras hablar de Amazon Echo, es el momento de mirar a la versión mejorada: Amazon Echo Plus. Este dispositivo, que cuenta también con una revisión nacida con la segunda generación de Echo lanzada por Amazon, supera al anterior en numerosos aspectos, incluido el precio. No obstante, lo hace por razones más que justificadas, ya que es mejor en todos y cada uno de los sentidos posibles. A continuación, te lo explicamos con más detenimiento.

Características

En apariencia, debemos decir que el Echo Plus guarda importantes similitudes con el Echo, ambos de segunda generación. El estilo sigue las mismas líneas de diseño, con una forma cilíndrica y robusta, amén de un tejido cubriendo a la mayoría del aparato para darle un acabado distinto al de cualquier dispositivo tecnológico. La intención de dar forma a algo que encaje con la decoración del hogar es algo presente en todos los Echo, y aquí no iba a ser menos.

A pesar de estos parecidos, sí hay ciertas diferencias importantes. Primero tenemos las dimensiones, el Amazon Echo Plus mide 147 x 99 x 99 milímetros, siendo menos alto pero, al mismo tiempo, más ancho que su modelo inferior. En cuanto a su peso, volvemos a encontrarnos con un margen reducido, pero distintivo, ya que pesa 772 gramos.

Dejando parecidos y diferencias a un lado, este modelo incluye un total de 7 micrófonos para mejorar el reconocimiento de voz y detectar la posición de la persona que habla con Alexa, así como unos altavoces divididos en un subwoofer de 3 pulgadas y un altavoz de agudos de 0,8 pulgadas. Una combinación que consigue muy buenos resultados a la hora de escuchar tanto a la asistente virtual como cualquier contenido multimedia reproducible, aunque no se libra de tener ciertos problemas que no dan el sonido tan limpio como se desearía.

Por otra parte, no falta el indicador LED de la parte superior, junto con los botones para silenciar, llamar a Alexa o ajustar el volumen a gusto del usuario. La luz de la parte superior sirve para ver cómo detecta la posición del usuario que habla con el dispositivo, así como para indicar si se ha conectado bien a internet (naranja circular mientras conecta), si está procesando un comando de voz (azul circular) o si está silenciado (rojo), además de para indicar que se encuentra en estado “No molestar” (violeta).

Además de todo esto, puede adquirirse en diferentes colores tanto para la tela que lo recubre como para todo el conjunto en sí. Los colores disponibles van desde el color antracita hasta el gris oscuro, pasando por otras opciones en tono madera o incluso diferentes tipos de grises. Hay bastante entre lo que escoger si buscas algo que case bien con tu decoración y no llame demasiado la atención.

Funciones

El rango de funciones de Amazon Echo Plus es sumamente amplio gracias, sobre todo, a ese catálogo de Skills que no deja de crecer a diario. Como ya explicábamos previamente, Amazon ha liberado las API y todo lo necesario para que cualquiera pueda desarrollar esta especie de aplicaciones a usar con Alexa y los dispositivos Echo, algo que confiere una versatilidad realmente notoria a este aparato.

Si bien es cierto que es imposible reproducir cualquier contenido en vídeo, dado que no goza de pantalla integrada, como tampoco de enviar señal al televisor porque no se ha trabajado todavía en un método para conectar el Echo Plus con la TV (hay intención de añadir esta posibilidad por medio del Fire TV Stick), eso no le impide contar con un enorme arsenal de opciones de las que disfrutar.

Desde pedir comida a domicilio a establecimientos como Burger King o Telepizza, hasta reproducir música de Spotify, comprar billetes de tren de Renfe, leer noticias de actualidad tanto generalistas como especializadas por sectores o incluso hacer compras a través de Amazon. El rango de alternativas es muy amplio y, de hecho, sigue creciendo incluso mientras lees estas líneas por el continuo desarrollo de Skills.

Tiene importantes ausencias, como son la opción de registrar diferentes perfiles de usuarios para que se den respuestas personalizadas a las diferentes personas que vivan en la misma casa o el reconocimiento de diferentes idiomas; aunque también incorpora una baza de lo más interesante, y es que cuenta con un Smart Home Hub integrado, lo que implica que puede usarse como dispositivo para la domótica en el hogar.

Por supuesto, requiere de la instalación de dispositivos inteligentes como bombillas u otros aparatos compatibles; pero, al ofrecer soporte nativo, no necesita nada más que a sí mismo para que puedas controlar, a través de comandos de voz o desde el teléfono móvil, todo aquello que desees de tu vivienda. Es importante saber que el radio de acción no es muy amplio, pero si todo está conectado a la misma red inalámbrica, el Eco Plus puede manipularlo sin problemas.

Así, puedes programar las luces para que se apaguen o enciendan a horas determinadas, o incluso controlar cuánta luz solar quieres que entre manejando también las persianas. El Amazon Echo Plus incorpora también un sensor de temperatura que le permite conocer las condiciones térmicas de la sala en la que se encuentre y, así, programar los climatizadores en caso de ser compatibles, o simplemente preguntar por la temperatura que hace.

Un dispositivo muy completo y varios pasos por encima con respecto a sus predecesores, que hace que la diferencia de precio sea notable, pero también justificada.

Comparativa - Amazon Echo vs Amazon Echo Plus

Puestas sobre la mesa las especificaciones y las funciones de cada uno de estos aparatos, es el momento de ver cuáles son las diferencias claras entre ambos, como también las similitudes. Hay una diferencia de precio que suele rondar los 50 euros entre el Amazon Echo y el Amazon Echo Plus, mejor y más caro, y vamos a ver a qué se debe este salto cuantitativo para comprobar si es algo también cualitativo.

Lo primero a señalar es que ambos dispositivos recurren al asistente virtual Alexa y que, además gozan de una apariencia muy similar. Son cilíndricos, con unas dimensiones similares y con un panel superior que dispone de 4 botones para controlar volumen, silenciar o llamar a Alexa. En este caso, vemos además que el Echo Plus es ligeramente menos alto y algo menos pesado, pero se mueven en unas cifras muy similares.

Por otra parte, ambos aparatos cuentan con el mismo total de micrófonos, aunque los altavoces del modelo Plus son más grandes y potentes. La calidad de sonido gana ligeramente en este último, aunque la detección de voz funciona igual de bien en los dos. En ese sentido, perciben la voz con suma facilidad y sin errores, salvo que se vocalice horriblemente mal.

La gran diferencia entre el Amazon Echo y el Amazon Echo Plus, aparte del precio, es que este último sí ofrece compatibilidad de forma nativa con la domótica, algo que el otro modelo no es capaz de hacer salvo que se use algún complemento que conecte los dispositivos a la red inalámbrica. Si lo que buscas es controlar tu casa a través de un aparato que lo centralice todo, lo mejor que puedes hacer es decantarte directamente por el Echo Plus, ya que además tiene intención de mejorar notablemente sus prestaciones en este campo con la llegada de nuevas actualizaciones.

Además de esto, otra diferencia bastante interesante es que el modelo Plus cuenta con un termómetro interno, algo de lo que carece el modelo Echo normal. Esto hace que algunas skills no puedan funcionar en él, quedando relegadas al modelo superior por las prestaciones que posee.

Si buscas algo más completo y, además, quieres adentrarte en el mundo de la domótica, la mejor recomendación que puedes tener es hacerte con el Amazon Echo Plus. Si no tienes prisa por ello y te conformas con algo más honesto y con un buen elenco de funciones, el Amazon Echo puede cumplir sobradamente con lo que necesitas. Ambos son muy buenos dispositivos gracias, sobre todo, a la eficiencia de Alexa, el potente y versátil asistente virtual que habita en su interior.

Ya conoces qué define a cada uno de estos dispositivos, como también qué tienen en común y qué tienen de distinto. Como has podido comprobar, son dos aparatos bastante avanzados y con grandes opciones de futuro en cuanto a la expansión a través de las skills. Todo lo que los define demuestra que han llegado para quedarse, y que tienen todas las papeletas en convertirse en un elemento imprescindible de cada hogar. Es más que probable que, de aquí a unos años, no haya una casa sin un Amazon Echo o sin un asistente virtual del estilo de Alexa. El tiempo lo acabará demostrando.