Amazon Echo Dot

Analizamos este altavoz inteligente de Amazon para conocer su propuesta en profundidad.

Los dispositivos Amazon Echo se están extendiendo por los hogares como una plaga, pero de las buenas. Gracias a la integración de Alexa, estos altavoces inteligentes se han vuelto un asistente perfecto para los que viven en casa.

Un aparato que puede hacer cosas tan dispares como pedir una pizza, comprar algo por internet o imitar a un humorista famoso para que te entretengas un poco.

1

Su llegada a nuestros hogares se ha hecho a través de diferentes familias. Por una parte está la rama Echo, la estándar y perteneciente a la gama media; el altavoz Echo Plus, más completo y caro; Echo Spot, con una pantalla integrada, y por último, Amazon Echo Dot, más económico y limitado, pero igualmente interesante.

Este último es el modelo más barato, y es precisamente el que vamos a analizar por lo interesante de su propuesta. Un dispositivo de tamaño reducido y con un aspecto que no parece el de un aparato electrónico, pero que puede ser bastante más competente de lo que aparenta.

En esta review vamos a dejarte claro por qué debes prestar especial atención al Amazon Echo Dot.

Características del Amazon Echo Dot

Con la llegada de la tercera generación de esta familia de productos a todos los mercados, las características del Amazon Echo Dot se han ido puliendo para dar forma a un dispositivo muy atractivo a nivel estético y funcional.

Así recibimos el altavoz Echo Dot en la oficina

Lo primero que llama la atención de su aspecto es que sus dimensiones se han aumentado con respecto a modelos anteriores, con el fin de darle un toque más robusto al tiempo que se refuerzan las líneas curvas en todo su diseño.

A pesar de este incremento, hablamos de un aparato que cuenta con un diámetro de 9,9 centímetros, una altura de 4,32 cm y un peso de 300 gramos.

Este es el tamaño del Amazon Echo Dot

Es realmente pequeño y su acabado, junto con la tela que lo envuelve por todo el lateral, hacen de él un dispositivo que parece más un elemento decorativo que un aparato tecnológico, precisamente una de las intenciones de Amazon para calar mejor en los hogares donde el estilo es lo primero.

De hecho, se encuentra disponible en tres colores distintos: antracita, gris claro y gris oscuro.

La parte superior del dispositivo posee cuatro botones, de los cuales dos son para modificar el nivel de volumen, uno para silenciar el dispositivo y hacer que no reconozca voz alguna y otro para llamar a Alexa directamente, sin necesidad de dar la orden usando comandos de voz.

El conjunto es más que suficiente para realizar los ajustes más básicos del aparato, aunque el uso de un teléfono móvil para acceder a la app de configuración se vuelve esencial.

Por otra parte, siguiendo con las cuestiones técnicas, dispone de una salida de 3,5 mm de sonido para conectar auriculares o altavoces, a la vez que un altavoz capaz de alcanzar los 79 dB de sonido (más de 10 decibelios por encima del modelo de segunda generación) y con una calidad bastante elevada en comparación con los anteriores, aunque lejos de ser algo realmente bueno.

Uno de los botones sirve para que Alexa no nos escuche

Incorpora también un sistema de micrófonos que detectan la voz sin problemas, independientemente de tu posición con respecto al dispositivo.

Como es habitual también en la gama Echo, este aparato de Amazon carece de pantalla para visualizar contenido en formato vídeo o imagen. También, como es costumbre en la marca, dispone de un indicador LED circular en la parte superior que muestra luz de color en función del proceso que se realice.

Marca la posición en la que se encuentra el usuario que interactúa con él usando la voz, el estado de la conexión a internet e incluso la ejecución de los parámetros de configuración.

En lo que a protocolos de conexión respecta, aunque no es algo que requiera un enorme ancho de banda para funcionar correctamente, sí que cuenta con los protocolos más modernos.

Amazon Echo Spot puede conectarse a redes inalámbricas tanto de 2,4 GHz como de 5 GHz, lo que garantiza una conectividad total en cualquier hogar. Al mismo tiempo, incluye conexión Bluetooth para conectarse a cualquier dispositivo compatible y un evidente y necesario conector de alimentación.

Un cúmulo de características bastante discreto, pensado para un uso menos intensivo y exigente que los modelos mayores. Cosa que se refleja tanto en prestaciones como en precio y posibilidades.

Rendimiento de Amazon Echo Dot

Conociendo ya cómo es a nivel de dimensiones, peso y componentes, es el momento de valorar cómo se comporta a la hora de trabajar.

Amazon Echo Dot, como cualquier dispositivo Amazon Echo, es un aparato pensado para agilizar diferentes tareas, para usarse como medio de diversión o como elemento para conectarse a internet y consumir contenidos mientras se está llevando a cabo cualquier otra tarea. De hecho, incluso permite realizar llamadas telefónicas.

Posee un abanico de funciones bastante completo, pero también algunas ausencias que debemos señalar antes de proseguir.

Sí, al Echo Dot le puedes pedir que te lea las noticias del día, que reproduzca una lista de música, que fije alguna alarma, que te reserve un billete de tren o que te pida comida a domicilio.

También puedes sacar partido de las Skills para ampliar aún más todo lo que puede hacer, sin embargo, los resultados finales y los procesos no son tan buenos como deberían.

La calidad del sonido está bastante alejada de lo que consigue la familia Amazon Echo y Amazon Echo Plus. Si bien Alexa funciona igual de bien en él, reconocer su voz a la perfección, o incluso la que suene en una canción, no siempre es tan fácil como gustaría, ya que sus altavoces son más potentes pero no consiguen una mayor nitidez.

Se hace necesario contar con otro altavoz que conectar para ganar en calidad.

La luz azul del Echo Dot indica que Alexa nos está escuchado

Por otra parte, carece de opciones para conectarse automáticamente a dispositivos smart y llevar a cabo tareas de domótica. Necesitarás instalar el Echo Plug para que sí se puedan sincronizar los aparatos con el dispositivo y así poder controlar desde las luces hasta cualquier máquina enchufada usando tan solo tu voz.

Además de esto, y por las limitaciones actuales de Alexa, no es posible vincular más de un usuario principal para cuestiones como agendas y calendarios.

Si bien reconoce varios tipos de voces, solo hay una persona que pueda quedar como la dueña del aparato, lo que hace que otros habitantes pierdan la oportunidad de sincronizar sus agendas o contactos.

Del mismo modo, solo reconoce el castellano como idioma, o al menos aquel en el que esté configurado el dispositivo.

En líneas generales, es un aparato que ofrece unas buenas prestaciones para el precio en el que se mueve. Si bien es cierto que se aleja de la calidad de los productos mayores, su rendimiento es muy similar, salvo por cuestiones de sonido.

Es la versión más accesible y recomendable para quienes vayan a darle un uso que no sea demasiado exigente, como también para quienes no busquen escuchar música con él.

Veredicto - Amazon Echo Dot es un buen producto de entrada

Haciendo un pequeño ejercicio de síntesis, debemos tomar como punto de salida el hecho de que estamos hablando del producto más barato de toda la gama Amazon Echo.

Los altavoces inteligentes que el gigante del comercio online está comercializando se mueven en una media de precios que gira entorno a los 100 euros, y este dispositivo cuesta 60 euros aproximadamente.

Esta reducción de precio se traduce en un aparato que cuenta con unas prestaciones menores que todos los demás y, por tanto, más limitado en cuestiones de calidad.

Su reconocimiento de voz es bueno, pero el sonido no es tan bueno como se desearía, fruto de un altavoz que necesita una revisión (algo que se puede arreglar si se acopla uno adicional).

Tampoco es capaz de realizar gestiones relacionadas con domótica en caso de contar con aparatos compatibles, ya que necesita el Smart Plug de Amazon.

Por todo lo demás, cumple bastante bien lo que cabría esperar de él. Es un producto pensado para el usuario que empieza a tantear este terreno y no busca unas grandes especificaciones ni las mejores calidades.

Su precio lo convierte en algo bastante asequible y, su realizamos un ajuste con la relación calidad/precio, sale ganando bastante en comparación con otras versiones mayores.

Con un diseño elegante, que lo hace pasar por un elemento más de la decoración del hogar, encaja bastante bien en cualquier parte de la vivienda si se sabe jugar con los colores que hay disponibles.

En resumen, este modelo tiene estilo, es pequeño, es fácil de llevar, muy versátil gracias al creciente rango de opciones de Alexa y, además, bastante económico. Si todavía no te has adentrado en el mundo de los asistentes virtuales en el hogar, el Amazon Echo Dot es una buena toma de contacto.

Lo bueno

Lo malo