Amazon Echo Auto: Análisis

Echamos un vistazo a una de las propuestas más interesantes de la familia Amazon Echo, pensada para automóviles.

Amazon se ha propuesto extender su presencia mucho más allá del comercio online. La compañía ha dado forma a un asistente virtual, Alexa, que ha multiplicado sus posibilidades con la llegada de la gama de productos Amazon Echo.

1

Unos altavoces inteligentes pensados para acompañarnos en el hogar y traernos un sinfín de comodidades que, ahora, quieren acompañarnos también en nuestros viajes en coche.

Al menos esa es la propuesta de Amazon Echo Auto, uno de los integrantes más jóvenes de esta familia que está por llegar al mercado.

Por el momento, son muy pocas las personas que han podido poner sus manos sobre él y probarlo a fondo, ya que la compañía ha sufrido ciertos retrasos a la hora de distribuir las unidades de prueba; pero las sensaciones generales son bastante buenas y plantean un futuro bastante optimista para este dispositivo inteligente.

¿Por qué? Esa es una pregunta que vamos a responder largo y tendido aquí, con el análisis del Amazon Echo Auto que te traemos.

Vamos a desgranar la oferta de este aparato punto por punto para revisarla y comprobar si, en efecto, es algo recomendable para ayudar al conductor en sus viajes. Si quieres un adelanto, ya te podemos ir asegurando que sí, es más que recomendable.

Características del Amazon Echo Auto

Por su apariencia, el Amazon Echo Auto tiene un diseño que los más veteranos pueden asemejar al de los viejos casettes, aquellos que se podían rebobinar utilizando un bolígrafo y girando como si no hubiera un mañana.

Un aspecto intencionado no por lo que evoca, sino por lo que ocupa. Este dispositivo no supera los 15 centímetros de largo, con unas dimensiones de 8,5 x 4,7 x 13,28 cm en total.

Su peso tampoco es demasiado elevado, de hecho es especialmente ligero. Este aparato pesa 45 gramos, por lo que se deduce con facilidad que es sumamente fácil de llevar de un lado a otro, algo que podríamos achacar al interés del conductor por guardarlo en la guantera o incluso llevarlo consigo una vez deja de conducir.

Es pequeño y ligero, ideal para ser colocado en el salpicadero y para no afectar al rango de visión del que conduce.

En su parte superior, dispone de un botón de silenciado para el micrófono, y otro de acción para llamar a Alexa en caso de no querer usar la voz. También cuenta con un panel LED en la parte frontal, que sirve para indicar el proceso en el que pueda estar envuelto el dispositivo (véase una conexión a internet o la detección de voz de quien interactúe con él).

Además de esto, dispone de una red de 8 micrófonos estratégicamente colocados y con la tecnología far-field para detectar la voz incluso cuando hay música sonando.

Incluye también un soporte para fijarlo en el salpicadero del coche y, por supuesto, una salida de 3,5 mm en el caso de que se quieran acoplar unos altavoces para aumentar su potencia de sonido.

Del mismo modo, cuenta con una salida Micro-USB que puede ir a la toma del mechero del coche o, en caso de disponer de ello, a algún puerto USB para alimentarlo y mantenerlo en funcionamiento.

El Amazon Echo Auto dispone de todo lo necesario para realizar su cometido principal sin problemas, al mismo tiempo que permite al conductor instalarlo y usarlo con facilidad y sin distracciones al volante.

Todo su diseño y características han sido escogidos al milímetro, y el resultado es un aparato que, aunque no sea el culmen de la estética (es el único que no tiene varios colores disponibles en toda la familia Echo), logra buenos resultados a pesar de su reducido tamaño.

Capacidades de Amazon Echo Auto

Las capacidades del Amazon Echo Auto son casi las mismas que las de cualquier dispositivo Amazon Echo. Su principal pilar es la labor de Alexa, el asistente virtual de Amazon que se encarga de dar vida al aparato y dotarlo de esa versatilidad que lo hace tan atractivo.

De hecho, contar con este “cerebro” permite al Echo Auto disponer también de un enorme catálogo de Skills a su disposición, aunque desgraciadamente no se les puede dar demasiado uso a todas porque es un aparato pensado más para ayudar al conductor que para permanecer en la casa, sí que hay muchas herramientas útiles a la hora de realizar un viaje.

Es más, la actividad principal de este dispositivo es la de hacer de guía. Puedes solicitar al Amazon Echo Auto que calcule la mejor ruta para llegar a un punto concreto desde la ubicación actual, y él se encargará de llevarte a destino en el menor tiempo posible.

Como esta, también hay otras opciones como la posibilidad de realizar llamadas, escuchar audiolibros, podcasts, programas de radio, música o incluso establecer alarmas para no olvidar nada mientras se está en la carretera.

Uno de los puntos más interesantes de este aparato es que puede llevar a cabo rutinas en función de la ubicación. Por ejemplo, se puede programar para que, al abandonar el trabajo y volver a casa, se calcule la ruta mientras se reproduce una lista de música determinada o se repasan mensajes, o prácticamente lo que se pida.

Una bondad solo posible gracias a Alexa, y que precisamente le da un punto extra de interés al producto.

Aparte de esto, otras funciones como manipular elementos de casa mientras se está en el coche, también son posibles. Desde pedir que se abran las puertas del garaje a que se encienda la puerta de la entrada o del salón se puede hacer a distancia, siempre y cuando los aparatos destino estén conectados también a un sistema de domótica compatible.

Todo parecen bondades para el Amazon Echo Auto, y lo cierto es que es un concepto bastante interesante para los conductores.

Sin embargo, hay un punto que juega muy en contra de todo, y es la conexión a internet. Dado que se trata de un dispositivo pensado para estar en continuo movimiento, es imposible pensar que se conecte a una red Wi-Fi, por lo tanto, ¿cómo se garantiza la conexión para obtener la información y descargar las skills?

La respuesta está en el smartphone. Es necesario que el dispositivo establezca un nexo con el teléfono para aprovechar el plan de datos de este y poder conectarse a la red de redes.

De no ser así, no podrá hacer nada y, por lo tanto, será un caro y pequeño pisapapeles para decorar el salpicadero del automóvil.

Esta, y una calidad de sonido que no termina de estar a la altura, como ocurre en la mayoría de dispositivos Amazon Echo, son las principales flaquezas de un aparato que, en líneas generales, demuestra unas capacidades sorprendentes.

Amazon Echo Auto - Veredicto

Aunque todavía no ha llegado a nuestro mercado y se están haciendo pruebas entre los primeros usuarios que han comenzado a recibirlo tras hacer la petición a Amazon, ya podemos hacer un veredicto de la propuesta del Amazon Echo Auto, y sin duda es positivo para el aparato.

Una propuesta muy económica, actualmente con un precio de 24,99 dólares en la propia Amazon, que suple todos los aspectos básicos de cualquier Echo, pero con el extra de la portabilidad.

Su misión es la de traer una versión evolucionada del tradicional manos libres y fusionarlo con los GPS que hemos visto durante tantos años en los salpicaderos de los coches. Y cumple con nota.

Un dispositivo completo en funciones, que cuenta con el respaldo de un catálogo de Skills en continuo crecimiento y que se ha optimizado para reforzar la detección de la voz.

De hecho, una de sus grandes bazas es su capacidad para reconocer al conductor incluso si hay música o ruido de otros coches sonando al mismo tiempo.

Además de eso, el añadido de las rutinas programadas en función de la ubicación o la capacidad para interactuar con elementos del hogar a distancia terminan de darle un grado extra de interés a ojos del consumidor.

Puede que por el momento no haya llegado a nuestro mercado, de hecho todavía no hay una fecha exacta de lanzamiento. Pero, por su precio y sus capacidades, es una recomendación más que obligatoria.

Un aparato más barato que un GPS que es capaz de hacer mil veces más que este. Es una lástima que necesite usar la conexión de datos del teléfono móvil porque, de no ser así, sería prácticamente perfecto.

Lo bueno

Lo malo