Alexa de Amazon: qué es y qué puedes hacer con este nuevo asistente

Un asistente personal inteligente que ahora puedes tener en casa, pero, ¿para qué sirve realmente?

Probablemente ya conozcas a Siri o al Asistente de Google. Estas dos inteligencias artificiales habitan en los terminales iOS y Android respectivamente para agilizar una gran cantidad de tareas, como también para entretener a los más curiosos. A través de comandos de voz, puedes darles órdenes, fijar alarmas, establecer citas en agendas o incluso llamar a contactos o pedir que te canten una sardana.

El gigante del comercio electrónico, Amazon, no podía quedarse atrás en este terreno y ha decidido sumarse al carro con Alexa, otra asistente virtual que, en lugar de habitar en dispositivos smart, llega al mercado español a través de los dispositivos Amazon Echo. Una familia de productos compuesta de 5 integrantes: Amazon Echo Sub, Amazon Echo Spot, Amazon Echo, Amazon Echo Dot y Amazon Echo Plus.

Estos aparatos, que llegan para revolucionar los hogares y acercar la domótica y las comodidades a un mayor número de personas, son algo muy sencillo. Se trata de altavoces que reconocen tu voz y te permiten comunicarte con Alexa para pedir que haga determinadas tareas o preguntarle lo que desees. Su popularidad se ha disparado en los últimos meses, hasta el punto de haberse convertido en el regalo estrella de las navidades. De hecho, durante los primeros días de esta quedaron completamente inutilizados por la saturación de los servidores de la compañía. No han sido pocos los que han intentado hablar con Alexa a través de su flamante altavoz Amazon Echo, ahora que sabe español, y se quedaron sin respuesta alguna.

Pero, ¿qué es lo que puede hacer Alexa que la hace tan interesante?, ¿realmente es capaz de ofrecer tanto como se dice de ella? La respuesta la vamos a dar a lo largo de todo este texto, aunque te adelantamos que es un sí y que hay muchas posibilidades a la hora de sacar partido a este interesante dúo formado por el asistente virtual de Amazon y los dispositivos de la misma compañía. Es una invención que quiere cambiar nuestra organización, ofrecernos algo con lo que mejorar nuestro día a día dentro y fuera del hogar, y está dando unos pasos iniciales pequeños pero contundentes.

¿Qué puedo hacer con Alexa?

Si todavía no tienes claro para qué sirven ni el dispositivo ni la asistente virtual, te invitamos a seguir leyendo. Debes saber que, con el paso del tiempo y con la llegada de actualizaciones, además de las tareas y funciones que se vayan implementando gracias a los desarrolladores y las skills, Alexa se irá volviendo más completa y más eficiente. Su abanico de posibilidades será mucho más grande dentro de un año, y podrás comprobarlo por ti mismo.

Preguntar por información

Esto es algo que nunca falla. Todos, la primera vez que usamos un asistente virtual, comenzamos por hacer una pregunta de cualquier tipo, y con Alexa la situación no iba a ser distinta. Por eso, lo primero que Amazon habilitó en estos dispositivos es introducir una gran cantidad de información para que pueda ofrecerla en caso de recibir cualquier tipo de pregunta.

Da igual que pidas la hora, que preguntes por el tiempo que hace, por una tabla de multiplicar o por el año de la conquista de América. Alexa siempre tendrá una respuesta que darte y, en muchas ocasiones, bastante amplia y detallada si se lo pides. Según muchos, toda esta información procede directamente de Google, aunque los responsables aseguran que se utilizan diversos algoritmos complejos para dar las respuestas más acertadas en todo momento.

Con el tiempo, se ha confirmado que se podrá recurrir a Wikipedia como fuente directa de información. Así, los usuarios pueden preguntar cosas como “Alexa, busca en Wikipedia quién es Walt Disney”. Al hacerlo, el dispositivo Amazon Echo comenzará a dar todos los detalles que figuren en la página de Wikipedia dedicada a dicho personaje, y así, con cualquier término registrado en dicho portal.

Un aspecto que no debía faltar y que no falta. Para zanjar debates en los que haya dudas, Alexa puede ser un fichaje más que adecuado. Tan solo será necesario llamarla por su nombre y pedir que busque, ella se encarga de dar las respuestas para salir de dudas.

Hacer compras en Amazon

Viniendo de donde viene, esta opción era algo que caía por su propio peso. Por supuesto, puedes comprar lo que quieras con tan solo pedírselo a esta asistente virtual usando solo comandos de voz. Aunque, eso sí, debes saber que el catálogo, los precios y el servicio en general proceden solo de una plataforma: Amazon.

Algo que quedaba claro ya hace años, cuando la compañía aseguraba que estaba desarrollando diversas tecnologías para conseguir un proceso de compra más cómodo y fluido, para que los compradores solo tuvieran que pedir lo que desearan para tenerlo (tras pasar por caja, evidentemente).

Es importante señalar que, en este caso, solo es posible hacer uso de dicha función si eres usuario de Amazon Prime; aunque no se descarta que más adelante se amplíe el abanico a aquellos que no lo son, que tendrán que vincular previamente sus datos para que Alexa reconozca su perfil y pueda proceder con normalidad en el proceso de compra. Un proceso que, por cierto, es bastante sencillo.

Solo tienes que decir, por ejemplo, “Alexa, quiero comprar una sartén”, y al momento comenzará a decirte las opciones de compra que hay disponibles en Amazon para que escojas la que más te interese. Si lo tienes muy claro, puedes pedir directamente que añada productos en la cesta para, después, cerrar la compra y que se envíen a tu casa.

¿Quieres saber cómo va el pedido? Lo tienes sumamente fácil, tan solo pregunta. “Alexa, ¿cuándo llega el pedido?” es lo único que tienes que decir para que haga un seguimiento y te informe del estado actual en el que se encuentra.

Es posible que te preocupe que se pueda hacer una compra accidental, de hecho ya hay varios casos registrados de algo por el estilo. No te preocupes, hay un margen de tiempo prudencial para cancelar pedidos en caso de que se hayan solicitado accidentalmente, aunque si se hacen cuando estás fuera, es posible que no tengas forma de evitarlos. ¡Ve con cuidado!

Un hogar inteligente

La domótica se está convirtiendo en el próximo objetivo a alcanzar por las viviendas. Hogares inteligentes que aprovechan mejor la luz del sol, que permiten hacer cosas como programar las persianas o las luces desde paneles de control para tener un control total de la casa. Ahora, dispositivos como Amazon Echo Plus pueden hacer eso mismo y, además, a través de comandos de voz.

Este modelo en concreto puede actuar como el cerebro del hogar gracias al Hub Smart Home que trae preinstalado. Gracias a esto, detecta todos los dispositivos compatibles, como pueden ser cámaras, persianas o incluso bombillas inteligentes, para que puedas centralizarlo todo ahí y controlarlo fácilmente.

En caso de no tenerlo, también puedes comprar el Amazon Echo Smart Plug, un enchufe inteligente que hace que cualquier aparato conectado a través de él pueda ser controlado utilizando Alexa para facilitar un poco más las cosas. Es una función que requiere contar con dispositivos muy determinados, como acabamos de ver, pero que permite hacer del hogar un lugar mucho más eficiente a nivel energético, o incluso prevenir robos si se activan luces a distancia.

Si siempre has querido comprobar las bondades de la domótica, te recomendamos comenzar a experimentar con el Amazon Echo Plus. Es el dispositivo más avanzado, y al mismo tiempo el único que incorpora soporte nativo para este tipo de cosas.

Aprovechar las Skills

Las Skills son lo que hace de Alexa y de los Amazon Echo una especie de “navaja suiza” digital. Se trata de funciones que se pueden ir añadiendo al dispositivo gracias a la aportación de todos los desarrolladores que haya disponibles y con ganas de aportar al entramado de este dispositivo. Dado que la compañía liberó las librerías necesarias para poder desarrollar estas funcionalidades, prácticamente cualquiera puede añadir las que desee, y sin apenas complicaciones.

Instalar las skills es algo que puedes hacer con la app de Alexa desde tu teléfono móvil, echando un vistazo previo al enorme catálogo que hay (y que además está creciendo a pasos agigantados). Así, tienes un sinfín de posibilidades con las que explorar lo que este dispositivo puede hacer por ti.

Actualmente, puedes hacer cosas como pedir un taxi, realizar videollamadas (requiere contar con el Echo Spot), estar al tanto de las noticias de actualidad (incluso aquellas de medios especializados en distintos sectores), pedir comida a domicilio, buscar recetas de comida, descubrir cócteles o, por supuesto, poner música o sonidos ambientales para crear una atmósfera bastante agradable.

Hay que destacar que, por razones obvias, en caso de que recurras a alguna Skill que lea contenidos en webs donde hay vídeos, te será imposible verlos. Sin embargo, si te haces con dispositivos como Amazon Echo Spot, estos sí reproducen el vídeo en sus pantallas, pudiendo ver tanto fotos como vídeos en caso de haberlos.

Divertirte un poco

Por supuesto, no todo tiene por qué ser buscar lo práctico en estos dispositivos. Tanto Alexa como los aparatos Amazon Echo pueden servir para disfrutar de unas buenas risas viendo esas otras cosas que pueden hacer gracias a las funciones innatas que tienen, como también a la imaginación de los desarrolladores que enriquecen su catálogo de opciones y funcionalidades.

Una de las cosas que hacen más interesante a este binomio de asistente y dispositivo es que su traducción al español no es literal, es decir, se adapta a la cultura española y a su lenguaje por completo para construir algo que el usuario del país pueda entender perfectamente, incluso cuando se trata de humor y bromas.

De hecho, tiene en cuenta las festividades para que puedas pedirle cosas como “Alexa, canta un villancico” o “Alexa, cuenta una historia de terror”. Además, siempre puedes pedirle que haga un chiste o imite a alguien (que haga como el Chiquito de la Calzada es cuestión de tiempo), o que simplemente te sorprenda tanto a ti como a los que estáis en la sala. Sí, si os gusta ser brutos, también podéis pedirle que reproduzca flatulencias.

El abanico es tan amplio y sigue creciendo tanto que es imposible abarcarlo todo. Desde luego, si tienes curiosidad, puedes pasarlo en grande con todo lo que Alexa puede hacer. ¡Es capaz hasta de rapear improvisando un poco si se lo pides! Como decimos, apenas tiene limitaciones en este campo.

¿Qué no puedo hacer con Alexa todavía?

Ahora que hemos hablado de todo lo que puedes hacer, toda mirar la otra cara de la moneda y ver qué es lo que no se puede hacer. Como ya hemos mencionado antes, la aparición de Skills que van elaborando los desarrolladores (tanto profesionales como amateurs) es algo que amplía bastante el abanico de opciones de esta asistente virtual. Sin embargo, hay cosas que por ahora son prácticamente imposibles.

Huelga decir que Amazon está trabajando en hacer que tanto el asistente como el dispositivo sean cada vez más completos y ofrezcan más funcionalidades, pero lo que vas a ver a continuación es todo aquello que no puedes hacer con Alexa, al menos por el momento.

Dar respuestas personalizadas a más de un usuario

En el momento en el que configuras Alexa, sus parámetros se ajustan para reconocer una sola voz por encima de todas. Si bien es cierto que puede responder ante más de una persona, sin importar su registro de voz, no puede dar respuestas personalizadas a varias, solo a aquella que se configurara en su debido momento para ser algo así como el administrador del dispositivo.

Puede parecer un detalle nimio, pero imaginemos que se introduce una agenda en el dispositivo para que haga un seguimiento de las citas pendientes y las rutinas a seguir en diferentes jornadas. En este caso, solo una persona podía aprovechar esta función por cada dispositivo. Así, si por ejemplo estás en casa y eres tú quien ha configurado Alexa, en el caso de que tu pareja pregunte a qué hora tiene que ir al médico, la respuesta que recibirá es la hora de tu cita, no la suya. Por supuesto, si no tienes cita, dirá que no la hay. Algo que puede llevar a confusión si no se sabe de antemano.

Esta situación es algo que se irá puliendo con el tiempo, sobre todo cuando se habilite la opción de registrar varios perfiles de usuario. Desde Amazon todavía no han dado fecha alguna, ni estimada ni oficial, pero se sabe que es algo a estudiar y que llegará tarde o temprano, dado que es esencial para que el dispositivo no sea unipersonal, sino algo válido para todos los integrantes de una misma familia.

Hablar en otros idiomas

Parecía imposible, pero lo es. Aunque Alexa es una asistente virtual que nació sabiendo inglés y que, posteriormente, se ha traído a nuestro país en español tras introducir dicho idioma a través de un largo proceso de traducción y adaptación; es imposible hacer que hable otro idioma que no sea aquel en el que está configurada.

De hecho, si le hablas en inglés, te responderá diciendo que no te ha entendido, y lo mismo ocurre con cualquier otra lengua que no sea la española, en el caso de este país. Esto en hogares bilingües puede ser un ligero inconveniente, sobre todo si hay personas que no saben hablar castellano para comunicarse debidamente con el dispositivo.

Afortunadamente, esta es otra de las cosas de las que tienen constancia en Amazon y están trabajando en ello. Sus planes son solventar este inconveniente para que cualquiera pueda comunicarse con Alexa en el idioma que desee, aunque es lógico esperar primero una compatibilidad plena con el inglés, dado que es su lengua “materna”, y a partir de ahí ir implementando más idiomas para que no importe cómo le hables.

Salvo que haya una skill que sirva para aprender idiomas, que por el momento no la hay, es imposible probar palabras extranjeras con este dispositivo. Cuando se active esta posibilidad, puede que estemos ante un aparato interesante para mantener conversaciones en otras lenguas y perfeccionarlas sin necesidad de acudir a cursos.

Lo que sí podemos es pedirle que nos traduzca palabras o frases. Es tan sencillo como preguntar: "Alexa, ¿cómo se dice bienvenido en inglés?" y nos dirá ese texto en inglés.

Reproducir películas o series

Uno de los puntos en los que tanto Amazon Echo como Alexa flaquean, sobre todo si comparamos con la competencia que hace, por ejemplo, Google con su Google Home, es la incapacidad para reproducir tanto series como películas en el televisor, incluso cuando se usa un aparato con pantalla integrada como el Amazon Echo Spot.

A diferencia de otros, al no haber forma de hacer que Echo se conecte a la televisión, no puedes pedirle a Alexa que ponga el último capítulo de tu serie favorita de HBO o de Netflix, ni tan siquiera que siga esa película que dejaste a medias la otra noche. Por ahora es totalmente imposible, aunque en Amazon aseguran estar trabajando en ello para que llegue más pronto que tarde.

De hecho, la forma de solventarlo, según han asegurado ya, es a través de la conexión con el Fire Stick TV, el dispositivo USB de Amazon que se conecta a la televisión para que se convierta en una especie de Smart TV. Con ambos dispositivos, a principios de 2019 llegará la posibilidad de añadir esta opción extra a Alexa y Amazon Echo, una perfecta para los seriéfilos y cinéfilos, que no son pocos.

Por el momento, hay muchas más cosas que se pueden hacer en comparación con las que no son posibles. Sin embargo, este margen se irá estrechando con el paso del tiempo hasta construir un catálogo de funciones y opciones enorme. Los asistentes virtuales son el próximo gran paso que va a dar la tecnología gracias a la evolución de la inteligencia artificial. Ya lo estamos pudiendo comprobar en los smartphones y las tablets, y propuestas como la de Amazon lo están llevando al siguiente nivel.

No es de extrañar que las ventas de estos dispositivos, los Amazon Echo, hayan aumentado tanto durante las navidades. Con el salto por fin al español como idioma compatible y la enorme cantidad de funciones disponibles, contando también esas Skills que hay y que son de lo más variopinto, es imposible medir el alcance total de las posibilidades de estos aparatos y de Alexa, el asistente virtual que los acompaña.

De aquí a un año es posible que hablemos de algo que esté presente en la inmensa mayoría de hogares, ya que es la tendencia que las grandes compañías quieren seguir. Amazon está siendo la que más fuerte apuesta por ello, y como fruto tenemos un producto enorme en opciones y con un catálogo que no deja de crecer.